Fanny y Alexander (Fanny och Alexander – 1982)

“La mentira y la realidad son una, todo puede acontecer; todo es sueño y verdad, el tiempo y el espacio no existen; y sobre la frágil base de la realidad la imaginación teje su tela, y diseña nuevas formas, nuevos destinos”.

El cine norteamericano nos tiene acostumbrados a un tipo de filmes con una serie de características más o menos comunes, es decir, un ritmo activo y trepidante, una estructura clásica, una serie de historias que casi cualquier espectador medio comprende, etc. Así cuando un neófito en esto del cine se encuentra con un producto que rompe esos moldes se encuentra de momento desangelado, sin saber su situación respecto a la obra y él mismo pero, con un poco de interés y de relajación, puede llegar a disfrutar de algo que nunca hubiera imaginado. Ese cine se encuentra,  sobre todo, en Europa y con un sello de autor la mayoría de las veces. Hablamos de Fellini, Godard, Resnais, Trier, Buñuel, Rossellini… y el que nos ocupa, el director sueco Ingmar Bergman.

Tengo que reconocer que era (y es) una asignatura pendiente pues sólo había visto de este genio la obra “El Manantial de la Doncella” (maravillosa película) y me considero un gran aficionado al cine así que es un error que debía (y sigo debiendo) subsanar. Había escuchado que sus películas no se parecen a ninguna otra, que todo queda impregnado por su marca y que casi todas son maestras. Y, desde luego, mi impresión tras ver la película que nos ocupa no puede estar mas de acuerdo con lo aseverado.

Encontramos un filme de una duración larga (3 horas) que versa sobre la situación de una familia aburguesada sueca de principios del siglo XX. La historia (en gran parte autobiográfica) gira alrededor de sus múltiples personajes a cada cual más único y variopinto. No existe aceleración en esta obra, la primera hora transcurre en el día de navidad sin que suceda mayor cosa que lo normal en esta situaciones. Pero ya durante ese primer tercio se vislumbran detalles que avisan que lo que estamos viendo no es producto “normal”.  Son pequeños fragmentos que no pertenecen al mundo real sino a uno más onírico, extraño e insólito. Tras esta introducción – por llamarla así – cambia el curso de la trama.  Tras la muerte del padre de los niños que dan nombre a la película, la madre contrae matrimonio con un pastor protestante cruel y severo que hará imposible las vidas tanto de la madre como de sus hijos.  Rompe así por completo con la atmósfera tierna y cálida de la primera parte para transformarse en sufrimiento hasta la llegada de una última media hora de excelencia donde los elementos reales e imaginarios se cruzan ante nuestros ojos. Espíritus, magia, personajes inexplicables, situaciones irreales se mezclan con la trama en sí creándose un producto sofitiscado e irrepetible.

Tras el estado de shock que te deja su visionado, te apetece hablar de ella durante horas y descubrir todos sus secretos. Investigando encuentro que esta versión (ganadora de 4 0scars incluída mejor película de habla no inglesa) es una versión reducida y la preferida por Bergman es de más de 5 horas (¡¡!!),  incluyendo más profundidad en determinados personajes y escenas tan importantes que no se comprenden su falta sólo tras haberlas visto.  Según los críticos, es esta última versión la defintiva ya que después de verla no se acepta otra.

Resumiendo, una obra maestra de un genio que recomiendo encarecidamente  a cualquier amante del cine, eso sí, no esperen encontrar una película común así que relájense y disfruten.

Puntuación: 10 sobre 10.

Lo mejor: La sensación final tras ver la película.

Lo peor: Haber visto la versión reducida :@

La escena: La aparición del espíritu del pastor en los momentos finales.

Anuncios

~ por hpkorgan en 9 diciembre 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: